Noticias

El Hospital Universitario de Torrejón supera los 20.000 partos desde su apertura en 2011

• El centro sanitario torrejonero cuenta con el programa de Parto Respetado que ofrece cuidados individualizados basados en las necesidades de la mujer, el establecimiento del vínculo con el bebé en todo momento, una escucha activa y el respeto de sus decisiones durante todo el proceso

• En 2020, a pesar de la pandemia de COVID-19, más de 1.800 mujeres eligieron el Hospital Universitario de Torrejón para dar a luz gracias a las garantías de seguridad y medidas de prevención puestas en marcha por el centro para evitar el contagio. Además, en las últimas semanas se está observando un aumento del número de partos

El Hospital Universitario de Torrejón ha superado ya los 20.000 partos desde su apertura en 2011. Una cifra que representa el resultado del esfuerzo y la vocación del servicio de Paritorio del centro sanitario torrejonero. En 2020, a pesar de la pandemia de COVID-19, más de 1.800 mujeres eligieron el centro sanitario torrejonero para dar a luz, gracias a las garantías de seguridad y medidas de prevención puestas en marcha frente al contagio para todos los pacientes y, especialmente, en el servicio de Paritorio de manera precoz en las primeras semanas de pandemia. Además, en las últimas semanas de enero y comienzo de este mes de febrero, ya se está observando un aumento del número de partos que se venían asistiendo en el final del pasado año.

Torrejón de Ardoz, 19 de febrero de 2021. La jefa de servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Torrejón, Belén Santacruz, indicó que “todo el equipo forma parte del éxito de este servicio y hemos trabajado muy duro para que nuestro Paritorio sea referencia en el ámbito del Parto Respetado y llegar al nacimiento 20.000 es la prueba de que ese este empeño ha valido la pena”.

En este sentido, hay que destacar que una de las claves del éxito sin duda es el Programa de Parto Respetado del centro, un proyecto esencial que prioriza las decisiones y preferencias de la madre y el respeto integral al proceso del nacimiento manteniendo la atención a las necesidades médicas que puedan surgir durante este momento. Este programa se basa en factores como la garantía de acompañamiento de la mujer en el proceso del parto, el ambiente cálido en una sala individual, musicoterapia, libertad de movimiento, uso de ducha o bañera, disponibilidad de pelotas de Pilates y otros instrumentos de gestión del dolor no farmacológicos, así como gestión del dolor por métodos farmacológicos como la analgesia epidural o la walking-epidural. Todo ello, se añade a que el equipo favorece la involucración activa y voluntaria del acompañante en el proceso de parto.

Este programa permite que un contacto madre-bebé constante desde el primer momento, monitorizando el estado del recién nacido, pero sin interferir en ningún momento en el vínculo entre ellos a no ser que sea estrictamente necesario. Se ha demostrado ampliamente que este contacto precoz, ininterrumpido y prolongado del recién nacido piel con piel con su madre tras el parto, promueve su mejor adaptación a la nueva vida fuera del útero, aumenta los índices de lactancia materna y produce un menor grado de ansiedad materna, entre otros beneficios.