Noticias

La Policía Nacional desarticula una banda organizada que llegó a estafar más de 60.000 euros a las compañías telefónicas, financiando la compra de casi 100 teléfonos móviles de alta gama que después no pagaban

• El fraude había ascendido a más de 60.000 euros y todos ellos pasaron a disposición judicial, como presuntos responsables de los delitos de estafa, usurpación de estado civil, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal

• Se realizaron cinco detenciones, cuyos autores financiaron la compra de casi 100 teléfonos móviles a través de identidades falsas o usurpadas y nunca los abonaron. Además, se beneficiaban de las tarjetas SIM de contrato para realizar llamadas a su país de origen, Guinea Ecuatorial

• Posteriormente, una de las autoras se encargaba de anunciar los terminales en portales web para venderlos, mostrando a los interesados facturas falsificadas de compra

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una banda organizada que obtenía de manera ilícita de las compañías telefónicas móviles de alta gama llegando a estafar más de 60.000 euros a las mismas. Se realizaron cinco detenciones, cuyos autores financiaron la compra de casi 100 teléfonos móviles a través de identidades falsas o usurpadas y nunca llegaban a abonar su coste. Además, se beneficiaban de las tarjetas SIM de contrato para realizar llamadas a su país de origen, Guinea Ecuatorial. Posteriormente, una de las autoras se encargaba de publicitar la venta de los terminales en portales web, mostrando a los interesados facturas falsificadas de compra.

Torrejón de Ardoz, 17 de marzo de 2021. Las pesquisas se iniciaron tras la denuncia de una compañía telefónica, manifestando que personas desconocidas estaban accediendo a la financiación de terminales que después no costeaban, además del uso de las tarjetas SIM de contrato, ascendiendo el fraude a más de 60.000 euros. 

Anteriormente, se había efectuado de manera aislada la detención in fraganti de un individuo que pretendía recoger dos móviles en una tienda de telefonía, haciendo uso de un documento de identidad falso. Fruto de numerosas gestiones de investigación, los policías determinaron que las tarjetas SIM y teléfonos denunciados compartían ciertas similitudes.

Los investigadores lograron establecer la identidad del resto de responsables, que conformaban un grupo criminal, cuyo procedimiento consistía primeramente en obtener tarjetas prepago de diferentes compañías mediante identidades falsas o usurpadas. Poco tiempo después tramitaban la portabilidad de las líneas a la compañía que resultaría estafada, con el propósito de acceder a la financiación de valiosos smartphones, aportando cuentas bancarias falsas.

Tras la adquisición de los terminales, un miembro del grupo gestionaba sus ventas a través de páginas web, aportando a los clientes facturas de compra falsificadas para denotar mayor seguridad. Con relación a las tarjetas SIM, aprovechaban su modalidad de contrato para realizar llamadas a su país de origen, siendo este Guinea Ecuatorial, hasta que las compañías detectaban el impago y cancelaban la línea.

Los agentes establecieron un dispositivo a principios de este mes a fin de detener al resto de los implicados. En el momento del arresto, varios de ellos portaban tarjetas SIM adquiridas por canales ilícitos. Todos ellos pasaron a disposición judicial, como presuntos responsables de los delitos de estafa, usurpación de estado civil, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal.